Don Juan



  • 27
  • 1999
  • German Frers
  • Hervé Couëdel
  • Aluminio
  • 29,04 m / 95’3’’
  • 6,71 m / 22’
  • 1,90 /4,00 m - 6’3’’/13’1’’
  • 65 t / 143.325 lb
  • 26,5 t / 58.433 lb
  • Sloop
  • 385 m² / 4.143 pies²








 



Destinado a un propietario argentino, Don Juan posee de nuevo el sello de Germán Frers. Su programa de navegación en la zona costera de Buenos Aires determinó importantes limitaciones arquitectónicas: El calado no excede 1,90 m por 95 pies de longitud, lo que no es común. Para controlar la carena con formas generosas, el azafrán es telescópico. Don Juan también se debía maniobrar en pareja, sin tripulación profesional a bordo, todo un desafío para una unidad que desplaza más de 70 toneladas. Por lo tanto, el plano de cubierta muy depurado integra un acastillaje automatizado con un gran recurso hidráulico y una botavara enrolladora en un mástil de carbono. Don Juan está aparejado en sloop, pero su solent autovirador facilita enormemente las maniobras. Su silueta caracterizada por un francobordo reducido y pequeños lanzamientos hace de este velero construido en aluminio un gran seductor.
La distribución interior ofrece unos volúmenes excepcionales. Los 29 metros de casco solo comprenden tres camarotes, lo que deja mucho espacio de circulación.
Don Juan es también el primer yate en el que Hervé Couëdel plasma su nombre como diseñador de interiores. Formado en la oficina de proyectos constituida desde los inicios de CNB, Hervé trabajó durante mucho tiempo en los interiores junto con Olivier Lafourcade, antes de establecerse como diseñador independiente.
Después de una primera vida en el hemisferio sur, Don Juan se revendió en Europa y se modificó con una quilla profunda y un azafrán fijo para un uso más polivalente.