• 40,50 m / 132'87
  • 8,00 m / 26'25
  • 1,28 m / 4'20
  • 25 knots / 25 nudos
  • 20 knots / 20 nudos

Disposición  






 



Debido a que Philippe Briand cree que la comodidad en navegación permite ir más lejos y durante más tiempo, puso en este yate a motor todo el saber hacer acumulado a lo largo de generaciones de yates a vela. El estrave fino con un tajamar ligero aumenta la flotación y atraviesa las olas con la mínima resistencia; la altura de las superestructuras es razonable. En cuanto a la relación longitud/anchura, se ha maximizado en torno a una carena semideslizante para unas velocidades de crucero de 20 nudos... También se ha realizado un importante trabajo en el centrado de los pesos y el descenso del centro de gravedad para limitar los movimientos parásitos.
Sobre estas bases arquitectónicas sólidas y a menudo ignoradas de los yates a motor, Philippe Briand trabajó después en la distribución, en colaboración con el estudio Wetzels-Brown. Descompuesto en tres cubiertas, sus principales características son las superestructuras totalmente acristaladas para la comodidad visual en navegación y la sensación de espacio, así como la apertura de empavesadas pivotantes para extender la zona hacia el exterior. Estas nuevas conexiones entre el borde y el mar van acompañadas, por supuesto, de una amplia plataforma de popa que integra el espacio de almacenamiento dedicado al ocio náutico y los equipos de buceo.
En el interior, el ambiente combina los tonos cálidos del roble ahumado y los tonos más claros, disponibles en cuero o seda. La búsqueda de un máximo de luminosidad por los múltiples acristalamientos, se duplica por un dominio refinado de la iluminación interior.
Con 10 a 12 invitados a bordo, CNB 40.1 está listo para pasajes de más de 600 millas a 20 nudos de media, en un alto nivel de confort y un ambiente tranquilo.

Imágenes